Inicio ¿Sabías Que? ¿Contribuye la marihuana al perfeccionamiento del ser humano?

¿Contribuye la marihuana al perfeccionamiento del ser humano?

Hoy quiero dirigirme a ustedes por este medio para alertar su conciencia sobre un tema que han iniciado en México, ante la Suprema Corte de Justicia, cuatro académicos destacados en el manejo de sofismas, con resultados favorables a su picardía. Así que, los invito a reflexionar conmigo sobre

La marihuana y otras adicciones

Bien ha dicho un sabio contemporáneo que “la lógica es la ética de la inteligencia”, por fortuna, todos y cada uno de nosotros llegamos a este mundo equipados con esa lógica natural que también se hace llamar Sentido Común, precisamente por ser común a todos los mortales-racionales. A Dios gracias por enviarnos a esta vida así de armados. De otra manera no podríamos defendernos de lo que nos es malo, ni adecuarnos a lo que nos es bueno.
Como ya se habrán dado cuenta, para participar en eso que llaman debatir sobre la legalización de la marihuana en México, les propongo usar tres ciencias (Lógica, Ética y Antropología) implícitas en la frase “la lógica es la ética de la inteligencia”. Les invito a que el debate sea primero, con uno mismo, es decir, hemos de debatir con las ideas preconcebidas o arraigadas en nosotros mismos por lo que nos han dicho o hemos escuchado que se dice respecto de este tema. Les aseguro, en segunda instancia, que la inercia que se está generando ha de alcanzar a penetrar, sin duda, nuestros círculos familiares y de amigos (vamos a tener que opinar tarde que temprano a favor o en contra). Por ello, les sugiero como tercera petición, tomar muy en serio esto que se avecina como una problemática mayor que nos puede afectar en lo personal, en lo familiar y en lo social.
Tomemos pues, lo esencial de cada ciencia que he elegido como apoyo para esta reflexión.

La Lógica nos ayuda a descubrir lo verdadero y lo falso (lo correcto e incorrecto) que se encuentra en los juicios mentales de los hombres;
La Ética declara, mediante sus normas y leyes, lo que es bueno o malo en la esencia de los objetos o intención de los sujetos;

La antropología revela que, en la esencia del hombre, subsisten dos naturalezas: una física y una espiritual (cuerpo mortal y alma inmortal).
Una síntesis apropiada para haber elegido estas tres ciencias es que tienen como finalidad común: asegurar para el ser humano, con la suma de sus contenidos, la posesión de la Felicidad.
Una de las conclusiones que surgen dentro de este debate por la legalización del cannabis, para fines recreativos y lúdicos, nos conecta a esta última afirmación: “El mundo nos hace infelices y no sabemos cómo construir nuestra felicidad”. Por supuesto que uno de los caminos falsos que conducen al hombre a un tipo de felicidad artificial son las adicciones, sean estas en las drogas o el alcohol. Porque así lo exige nuestra naturaleza, porque así estamos diseñados de origen, es que buscamos de manera racional –e instintiva si se prefiere– ser felices. El problema precisamente es quererla alcanzar negándonos los privilegios de nuestra esencia natural: un cuerpo dotado de órganos fascinantes que exige una dinámica hacia la perfección; un espíritu dotado de alma inmortal cuyas potencias –inteligencia y voluntad– son capaces de eyectar al ser humano completo a perfeccionarse.
Con estas bases, queridos hijos y alumnos, entremos ahora a las particularidades de los juicios que construyen los argumentos del debate mundial sobre la legalización del uso de la yerba verde y otros adictivos.
La Ética para estos casos propone un método extraordinario haciendo pasar los objetos por la clasificación del bien, a saber, 1. Bien en sí; 2. Bien honesto; 3. Bien útil; 4. Bien deleitable.

Tomando en consideración que la definición de Bien “es todo aquello que conviene y perfecciona al ser”, y adecuando el siguiente ejercicio ético para sacar como conclusión si el cannabis puede ser conveniente o agente perfeccionador de nuestro ser, veamos los efectos que arroja esta criba:
En los paréntesis dejamos la definición del tipo de bien, a lo que se sigue el análisis del objeto y una conclusión parcial.

1. Bien en sí (es el que es apetecible por sí mismo). Tres propiedades están comprobadas de la marihuana:
a) Su fibra tiene usos variados, incluyendo la manufactura de vestimenta, cuerdas, textiles industriales y papel. El aceite de sus semillas se puede usar como combustible y en la preparación de alimento del ganado;

b) Es medicinal para ciertas enfermedades del sistema nervioso y para paliar algunos problemas de los tratamientos oncológicos (cáncer);

c) Contiene sustancias psicoactivas y psicotrópicas (cambios en la mente) que modifican el estado anímico, alteran las percepciones, el estado de conciencia y el comportamiento.
Conclusión parcial: En la primera propiedad es apetecible para los hombres de la industria y el comercio; en la segunda para la medicina y sus enfermos; en la tercera sólo para aquellos con curiosidad por los efectos psíquicos, recreativos.

CONTINUARÁ…