Inicio Editorial El Artesano de las Ideas

El Artesano de las Ideas

Por Juan Kenji Ito
  • Ricardo Monreal forma un nuevo partido político, cuya base social son 1,100 sindicatos: “Fuerza Social de México”
  • Dice Pablo Hiriart, que el gobierno utilizó parte del presupuesto de salud y educación, en Pemex, construir el aeropuerto de Santa Lucía y en programas clientelares.
Como balde de agua fría les cayó a los morenistas la formación del nuevo partido político. Así sucedió en días pasados con un evento político sindical al cual asistió el Presidente López Obrador. Fue una reunión masiva de una agrupación que se llama Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México CATEM, que es una organización que tiene como afiliados a 1,100 sindicatos y cuyo dirigente nacional es el Senador Pedro Haces.
El es senador suplente de Germán Martínez, exdirector nacional del IMSS. Se comenta que esta fuerte organización sindical es la base de un nuevo partido político en formación llamado Fuerza Social de México y cuyo principal impulsor de esta organización política, es el actual senador morenista Ricardo Monreal, quien por cierto quiere ser candidato a la Presidencia de México en 2024. De ser cierto, el senador buscaría ser candidato por éste su nuevo partido e ir en alianza con Morena.
La sola presencia de López Obrador en el acto de CATEM, se interpreta como un fuerte respaldo a esta agrupación sindical, que como ya comenté, es la base social del nuevo partido de Monreal. Este movimiento político suena lógico, ante el pleitazo que se cargan en Morena, entre el Diputado Ramirez Cuéllar y la Yeicol Poleisky por la dirigencia nacional. De hecho Obrador ya les había advertido, o ponen en orden al partido y terminan con los pleitos o me voy de Morena, sentenció. Pues todo indica que está dispuesto a cumplir su advertencia y la nueva opción política que está decidido a apoyar sería a este nuevo partido político, creación de Ricardo Monreal.
En otros comentarios, Dice Pablo Hiriart en su prestigiosa columna en el Financiero, llamada “Uso de Razón”, que si no hay medicinas en los hospitales públicos, si la Fundación de Cáncer de Mama dejó de atender a ocho mil 500 mujeres de escasos recursos, es porque el gobierno canceló contratos con laboratorios y porque no compró los medicamentos y usó el dinero para otra cosa.
Así de sencillo. Así de cruel resultó la “economía moral” de la 4T.
El dinero se fue a Pemex, a construir el aeropuerto de Santa Lucía y a programas clientelares.
De acuerdo con el reporte, Informes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública, de la Secretaría de Hacienda, al cierre del cuatro trimestre del año, Salud tuvo un subejercicio de un mil 951 millones de pesos no ejercidos porque se enviaron a otro lado. Pero, ¿a dónde se fué ese dinero que debió gastarse en medicamentos, equipo médico, atención a pacientes?
Es en el ejercicio del gasto en 2019 donde se observa dónde está el interés presidencial. La Secretaría de la Defensa Nacional, responsalbe de construir el aeropuerto de Santa Lucía, gastó 12% más de lo aprobado en su presupuesto. Dice luego Pablo Hiriart, se le escamoteó el dinero a salud, a educación y a otros rubros del presupuesto y se abrió la chequera para la Defensa, que construye a marchas forzadas un aeropuesto que es cuestionado por todos los organismos nacionales e internacionales de aeronáutica, que se inclinaban por Texcoco como mejor opción.
Sí, se va a cumplir el capricho presidencial de destruir el aeropuerto de primer mundo que se hacía, para tener uno pequeñito, lejos y disfuncional.
A esto se le agrega, que falta por pagar cuatro mil 200 millones de dólares a extranjeros tenedores de bonos, más el costo de destruir físicamente lo que hay, más lo que ya se había pagado por una obra que estaba construída en una tercera parte, más lo que se perdió en empleos y en el aprovechamiento de terrenos del actual aeropuerto.Y se paga, entre otras cosas, con dinero que debió ir a Salud y Educación.
¿Se entiende ahora por qué faltan medicinas-fundamentalmente en los estados-, material de curación, de quimioterapias, de tomografías, enfermeras despedidas, no hay dinero para atender a mujeres con cánder de mama…?.
Así que no son los conservadores, no son los médicos, no son los laboratorias, dice en su reflexión acertada, el periodista Hiriart, es el gobierno que tiene prioridades equivocadas. “Economía moral”, le llaman al tiradero que tienen y que afecta a miles de mexicanos de carne y hueso.

Articulos similares